La hidratación necesaria para quienes practican ciclismo

Hoy en día las personas buscan trabajo en áreas diferentes a las que estábamos acostumbrados a escuchar como secretarias, doctores, profesores o abogados, principalmente gracias al desarrollo del internet, teniendo nuevas industrias y empresas que ofrecen tantos servicios para facilitar nuestra vida. No obstante, las personas se han preocupado y mostrado interés por tener un trabajo que sea amigable con el ambiente, donde todas las actividades que se realicen no afecten ni el bienestar personal ni los ecosistemas. Star Holding trabajo es una excelente opción para quienes están en búsqueda de trabajo, ya que además de ofrecer productos amigables con el ambiente, tiene una política de trabajo que agrada a las personas, sumando cada día más al equipo.

En la vida cotidiana está sugerida la ingesta de ocho vasos de agua diarios, o dos litros dependiendo del tipo de actividad física que realices y tu estado de salud. Cuando se está haciendo ejercicios como correr, pesas o paseos en bicicleta es necesario tener una correcta hidratación para mantener los niveles de rendimiento. Cuando se tiene sed, se puede tener un indicador del estado de hidratación del cuerpo, siendo un instinto adecuado desarrollado desde hace mucho tiempo que permite mantener el cuerpo hidratado y en mejores condiciones.

Está comienza cuando la concentracion de la sangre aumenta un 2%, pudiendo ser un buen indicador del estado de hidratación. La deshidratación comienza cuando el cuerpo se encuentra en el 5%, por lo que antes de tener la sensación de sed es mejor que bebas un poco de agua, evitando muchos problemas que afectan tu desempeño. Si eres un ciclista que ha entrenado durante largo tiempo y con altas temperaturas, debes saber que el agua se toma con tiempo bajo una planificación. Se debe tener especial atención al momento en que se entrena más de una vez, teniendo un plan de hidratación más estricto. En climas cálidos no es recomendable exceder los 800 ml de líquidos, aunque puede variar dependiendo del tamaño de la persona, distancia e intensidad del ejercicio.

Aunque parezca difícil de creer, el agua no es la única forma para mantener la hidratación durante los ejercicios. También se requiere de glucosa y sodio que ayudan a llevar el líquido del intestino a la sangre. Dependiendo de la cantidad de azúcar se pueden clasificar tres tipos de bebidas deportivas. Las bebidas hipotónicas tienen una concentración baja de azúcar, entre 1 y 4%, menores que la sangre por lo que tienen una absorción rápida. Las bebidas isotónicas tienen una concentración similar a la de la sangre, de 6 a 8%. Son de las más universales y su fórmula es muy utilizada por muchas marcas de bebidas deportivas. Por su cantidad moderada de carbohidratos se absorben de forma relativamente rápida, aunque si se ingiere en grandes cantidades puede afectar el estómago.

Por último están las bebidas hipertónicas, con una concentración de azúcar mayor al 10% de la sangre, haciendo que su digestión sea lenta y no se recomiendan para quienes hacen ejercicios en bicicletas, ya que pueden causar problemas digestivos. Son más recomendadas para luego del ejercicio.

Deja un comentario